miércoles, 7 de agosto de 2013

Sebastiana sin Secretos.


ÚLTIMA HORA
  • Chepe Barrera, señalado de preparar un magnicidio con un grupo de paramilitares, nadie lo está buscando. Y está feliz en Cúcuta.
  • El presidente Correa confesó que en diciembre Fidel le dijo que Chávez moriría pronto. Entonces los venezolanos fuimos engañados por quienes aseguraban oficialmente que Chávez se recuperaría.
CARRIZALEZ. Es el gobernador de Apure, Ramón Carrizalez. Maneja, con su clan familiar, el poder a su antojo en ese estado llanero. Su hijo, quien era el piloto de Mackled, es el encargado de manejar la cabilla y el cemento de la
Misión Vivienda (GMVV). Todo el plan de vivienda lo maneja la esposa de Carrizalez, Yubirí Ortega, ex ministra del Ambiente de Chávez, inhabilitada para ejercer cargo público; dice que es “ad honorem”. Ofelia Padrón, secretaria de Gobierno es hermana de la fiscal superior. Omaira Eslava, presidenta del Consejo Legislativo, es mano derecha de Carrizalez. El Vicepresidente Jorge Arreaza va a una asamblea con la comunidad junto con Carrizalez. “Chávez vive, la lucha sigue”, dicen los vecinos. Carrizalez trata de impedir que el dirigente comunal y vocero de la contraloría social Pedro Olivares, hable. El VP le cede el micrófono al gobernador, pero la asamblea empezó a  gritar: “Pedro, Pedro”. Carrizález sólo pudo hablar 30 segundos. Arreaza despidió la Asamblea, con “muchas gracias, chao”,  pero los vecinos siguieron gritando. El VP pidió que Pedro Olivares subiera a la tarima y él plantea los problemas de la comunidad y la adjudicación de viviendas. Carrizalez se quita la gorra, suda copiosamente, se limpia el rostro, se mueve de un lado a otro. Se vuelve a poner la gorra, agarra el micrófono. Carrizalez dice que nadie puede ser el dueño del consejo comunal, que la autoridad la tiene la Asamblea de ciudadanos. “Pero no nos dejan hablar”, le gritan. Olivares debió acudir posteriormente ante la Fiscalía General y denunciar que “A raíz de eso he recibido amenazas directas por parte del gobernador Ramón Alonso Carrizalez Rengifo y de su hijo Manuel José Ramón Carrizalez Ortega, de perjudicarme, agredirme físicamente o sembrarme droga”. SANTA INÉS. Es un barrio en la avenida intercomunal Biruaca – San Fernando de Apure.  Hace dos años trasladan a las 425 familias a un refugio de ranchos, para hacerles un desarrollo habitacional. El urbanismo es de 468 viviendas, que la comunidad no ha podido marcar. “La gobernación ha pretendido adjudicarles viviendas a personas extrañas a la comunidad”. Las viviendas están siendo financiadas por Pequiven y Pdvsa. “El movimiento de tierra fue malo y se hunde. Los paños asfálticos los han echado más de 6 veces y se siguen dañando. Hay casas que están cediendo. Las tuberías de gas no soportan la presión medida en (PSI) en las pruebas”. Las construyen empresas y cooperativas foráneas, a cuyos trabajadores les pagan sueldos de Bs. 400 y 800. Hoy viven en un barrio de ranchos de lata, aguas negras por las calles de tierra. Es un depósito de seres humanos en la miseria, sin servicios básicos, en condiciones insalubres, entre basura e inseguridad. No hay agua potable. La inseguridad es atroz. Hay gran cantidad de extranjeros sin documentos. Más del 60% de la comunidad está desempleada. Pedro Olivares está amenazado de ser privado de libertad. “Se lo digo delante de la comunidad. Si este señor sigue, hay que ponerlo preso, porque nos está dejando a nosotros como unos estúpidos”, le dice el segundo comandante de la policía, cuando los vecinos insisten en se les marquen las casas. El martes hubo una protesta por la inseguridad. Un vecino va a un programa de televisión para exponer la inseguridad, pero la gobernación logró sacar el programa del aire. He ahí una foto.

1 comentario:

  1. sera para este tipo de corructo.que maduro quiere poderes especiales,lo que tiene que hacer el presidente maduro es denunciar toda la corruccion de sus gobernadores y ministros y mas nada papa.

    ResponderEliminar