lunes, 6 de agosto de 2012

Leopoldo Puchi: Enfoque

Leopoldo Puchi.

UN INTERESANTE ANÁLISIS electoral ha sido elaborado por “Política América Group” y “DatinCorp”, a partir de las fortalezas y debilidades de cada candidatura. Las fortalezas de Chávez: 1) la atención a los sectores populares, 2) liderazgo, conexión con la gente y confianza que genera, 3) valoración positiva de su gestión. Las debilidades: 1) el techo electoral y la fatiga de 13 años, 2) el estado de salud, 3) la confrontación con la clase media, 4) Graves deficiencias de gestión, 5) luchas internas.
LA DESMOVILIZACIÓN de algunos sectores del chavismo es notoria y ha llegado a preocupar al Comando Carabobo, que ha dispuesto bajarle el tono al triunfalismo de las encuestas. También se constata que en colectivos de base hay poca incorporación. El malestar proviene, en ciudades como Caracas, de los problemas de gestión. En todo caso, los descontentos son muchos y pueden decidir los resultados.
EN RECIENTES DECLARACIONES, la directiva del Psuv señalaba  que los partidos Acción Democrática y Copei “no andan en grupos de conspiración”, mientras se acusaba a Primero Justicia de  andar en malas jugadas. Llama la atención que sólo se exonere a AD y se condene a PJ. Tal vez los planes, para después del 7-O, sean los de crear una dinámica Gobierno- oposición, por la vía Psuv-AD. Pero para ello no es necesario incriminar a otros partidos.
Flash Negro
EN LO QUE SE REFIERE A LA OPOSICIÓN, el análisis de “Política América Group” y “DatinCorp” señala como fortalezas de Capriles Radonski: 1) la primera razón para votar es más el rechazo a Chávez que el respaldo a Capriles, 2) el apoyo masivo de la clase media, 3) el respaldo de gobernadores de estados clave, 4) los electores en el exterior. Las debilidades electorales: 1) la resistencia de los sectores populares, 2) la ausencia de activistas locales en los sectores D-E, 3) el rechazo a “los adecos y copeyanos”, 4) la falta de concreción del apoyo de gobernadores y alcaldes.
EN LA DISPUTA POR BOLÍVAR como símbolo político, a alguien en la oposición se le ocurrió que la mejor manera de establecer una asociación de imágenes era creando un vínculo genealógico con Capriles Radonski, olvidando lo refractario que son los venezolanos con todo lo que huela a títulos hereditarios. Los mantuanos son una cosa y Bolívar otra, en el cariño popular. Herrera Luque explica muy bien, en su obra, el significado histórico y social de los amos del valle.
FRENTE AL INGRESO DE VENEZUELA  al Mercosur, lo razonable sería que la oposición expresara un punto de vista claro. Pero no ha sido así. Ha prevalecido la ambigüedad, el cuestionamiento indirecto por parte de los voceros de la MUD y la crítica borrascosa por parte de grupos empresariales que están en desacuerdo con la integración de los países del sur. No es una buena señal.

 DesdeLa Sala Situacional
Se dice que en las elecciones mexicanas no ganó el PRI, sino los monopolios de la televisión privada. En Europa, se crítica el exceso de regulaciones estatales. Cada vez que hay elecciones se plantea, en todos los países del mundo, el mismo debate sobre la igualdad de oportunidades.
Imparcialidad
Hubo una época (1949) en que incluso en Estados Unidos, el Conatel de ese país, la Federal Communications Commission, instauró el principio de imparcialidad (fairness doctrine) que obligaba a los medios a darles espacios a todas las corrientes. Por supuesto, esa disposición ya no está vigente: fue suspendida en 1987, cuando Ronald Reagan.
Dos caras
En el caso venezolano, la controversia sobre el tema es particular, puesto que el sistema de medios tiene dos caras, la privada y la pública. En ninguna de las dos hay equilibrio, muy al contrario: favorecen abiertamente, con ventajismo, bien sea la candidatura de Hugo Chávez o la de Capriles Radonski, según el caso. Nada de “fairness doctrine”.
Privados
Los medios privados, en su mayoría, hacen campaña por el candidato de la oposición. Sin embargo, y por lo general, se cree erróneamente que la imparcialidad sólo es un asunto de los medios del Estado, que deberían difundir noticias y opiniones 50-50%. Los medios privados no tendrían el deber de hacerlo.
Estado
Por su parte, el ventajismo oficial se expresa en las cadenas durante la campaña electoral. Igualmente en el contenido de la programación de los medios del Estado. Hay un tiempo de exposición del que saca ventaja el candidato del Psuv.
Igualdad
Pudiera pensarse que las dos caras del ventajismo se compensan mutuamente y que es una solución práctica al problema. Pero en realidad, aceptarlo es resignarse. El derecho de la gente a estar informada debe estar por encima del derecho de los propietarios, privados o públicos.
 El Socialismo enla Historia
Si alguien ha estudiado con agudeza la obra de Marx desde la perspectiva de su estilo literario, fue Ludovico Silva (1937-1978). Cierto, otros pensadores lo han intentado. Hay quienes han encontrado en El Capital las formas de un drama victoriano, tal como lo hizo Stanley Hyman; otros, como Frankel, han tropezado con una tragedia griega; o Edmund Wilson, que en su encantadora obra “Hacia la estación de Finlandia” descubre en el texto de Marx una sátira, una magistral parodia de la economía política clásica. Pero nadie ha penetrado tan hondo como lo hizo el filósofo venezolano.
Ludovico Silva no consideraba el estilo literario de Marx como un simple revestimiento artístico sino como un cincel afilado que se acopla a la mano del análisis científico para revelar los misterios del capital, como aquel de las mercancías, que producen una plusvalía a pesar de venderse a su valor “real” y sin necesidad de recargos.
Para develar esos secretos, Marx diseña El Capital con una idea arquitectónica global, en la que apela a la metáfora y utiliza el lenguaje de la dialéctica. “La verdad científica es siempre una paradoja”, señalaba Marx, por lo que Silva toma al capitalismo como una suerte de Minotauro que sólo puede ser vencido con la utilización del único lenguaje apropiado para desmontar “la naturaleza ilusoria de las cosas”: la metáfora, que tiene la cualidad de expresar, “mediante un específico movimiento verbal, el movimiento real de las cosas”.
Al descubrir cómo en la obra de Marx el arte y el rigor científico se acoplan en una sola fórmula, Ludovico Silva nos revela no sólo los elementos literarios de la fuerza expresiva de la obra de Marx, sino también nos permite entender la economía política como hecho social, en la que se entremezclan la ciencia y la realidad, con la ideología y los intereses de clase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada